Yeray-Muad'Dib Blog  

Un caótico depósito de reflexiones, recuerdos y paridas mentales.

Reflexiones sobre el acto de caminar 14 de enero de 2007

Se dice que, en general, sólo hay dos actividades que el hombre sigue haciendo de la misma forma desde que se convirtió en homínido: caminar y follar. En mi opinión, incluso follar ha cambiado con el paso de los milenios, convirtiéndose en hacer el amor. Por lo tanto, se concluye que lo único que el hombre hace igual desde que descubrió que se camina bien a dos patas es, precisamente, caminar.

Y lo que hace unos pocos años era una actividad forzosa y habitual, hoy caminar se ha convertido en una opción de ocio para los fines de semana, llamada senderismo. O, como se le llama aquí en Canarias, patear.

Ahora bien, aunque abandonar la ciudad un domingo para destrozarse los pies por desolados parajes campestres puede parecer algo estúpido, cualquiera puede descubrir inesperados placeres, por urbanita que sea. Por ejemplo, yo valoro el caracter ancestral y primigenio que es el acto puro de caminar durante horas, en contraposición a una cultura en la que todo parece tener no más de unas pocas décadas. Por otro lado, entregarse durante todo el día a un acto de extrema simplicidad permite que la mente vague sin rumbo, y surgen pensamientos e ideas que difícilmente pueden tomar forma cuando los estímulos están sometidos a un bombardeo constante. Y por supuesto, tanto el descubrimiento de paisajes como los ratos divertidos con amigos no tienen precio.

Y todo esto viene a cuento porque hoy, con la buena compañía de tres colegas, recorrimos el fantástico camino que separa el pueblo de Mogán con el parque temático que es Puerto Rico. Dejo a ellos el relato del camino en el blog de Dani o en el blog colectivo del grupo.

Etiquetas:

¿Te gustó? ¡Compártelo!: