Yeray-Muad'Dib Blog  

Un caótico depósito de reflexiones, recuerdos y paridas mentales.

Dura vida la del espartano... 3 de abril de 2007

Ya echaba de menos jugar un poco a ser crítico de cine. Hoy toca comentar una de las pelis más polémicas de esta temporada: 300, que es la adaptación del cómic homónimo de Frank Miller y Lynn Varley, a cargo de Zack Snyder. Prometo no meterme con eso de que si es fiel al cómic o no.

La cosa es que tenía muchos recelos de ir a ver esta película, principalmente por su tráiler y por las aviesas intenciones del director de adaptar Watchmen. Pero como últimamente había oído hablar tanto de ella, decidí que tenía que formarme mi propia opinión. Y resultó que, tras verla prescindiendo todo lo posible de prejuicios y recelos, resultó que los prejuicios y recelos tenían fundamento: 300 es muy, muy mediocre. Y ahora, antes de que los (muchos) colegas que me dijeron que era sublime decidan retirarme la palabra, dejen explicarme:

No negaré que visualmente es espectacular, y que tiene una estética bastante trabajada y, puntualmente, de una plasticidad sorprendente. Sin embargo, creo que es un espectáculo totalmente vacío, sin alma, que dificilmente transmite más emoción que sorpresa o algo de asombro. Y eso no basta. Por poner un ejemplo cercano, en el Alejandro de Oliver Stone, aun pareciéndome también un filme fallido, los primeros planos estáticos de Darío en la batalla del Gaugamela transmitían mucha más fuerza y poder que todas las truculencias de encuadre, tempo y montaje a las que recurre Snyder al rodar las batallas. Obviamente, son películas distintas, pero mis críticas a 300 se basan en la utilización de cientos de delirios técnicos, tecnológicos y de cinematografía para intentar llenar una burbuja, en cuyo interior sólo hay un simple telefilme "de romanos" en el que se intercalan imágenes de batallas con mucha sangre y casquería.

Y por otro lado, no se puede negar que es, como mínimo, una película muy discutible desde el punto de vista moral y ético. No creo que llegue a ser, como dice mi jefe, un alegato fascista a la violencia, pero desde luego, se le acerca peligrosamente, y tal vez eso explique que haya roto récords de taquilla en los EE.UU. Y precisamente, si uno examina con cierta distancia la película, resulta bastante curioso: es la historia de un grupo de tipos (de actitudes muy parecidas a las de los marines de las pelis de guerra estadounidenses) que en su lucha contra la libertad, se enfrentan en heróico combate contra los persas, mientras que el político liberal de turno (el malo) impide que la reina (la buena) convenza al congreso para que envíe más tropas al frente. Eh... ¿a alguien le suena esto? ¿y si recordamos que de aquellos persas descienden, más o menos, las actuales Irán e Iraq?. Tal vez esto sea jugar un poco a la teoría de la conspiración, pero la verdad es que comprendería mucho que los republicanos estén encantados con el éxito de esta película.

En definitiva: que está bien ver 300 como espectáculo visual, pero desde luego, como película (entendiendo película como una historia contada mediante imágenes en movimiento, que a veces nos olvidamos de esto) es, siempre desde mi punto de vista, un auténtico bodrio, a pesar de la presencia en el reparto de la casi siempre magnífica Lena Headey.

Eso sí, reconozco que el montajillo de las viñetas en los títulos de créditos es la leche.

Etiquetas:

¿Te gustó? ¡Compártelo!:        



2 Comentarios:

5:13 PM, Anonymous Anónimo

Comentario de Nelly:

Lo que ocurre con 300 de Frank Miller es algo que está ocurriendo con la mayoría de los cómics que se adaptan al cine.

Se adaptan sin ningún respeto por el original, sólo pensando en hacer una superproducción que atraiga a un público joven interesado en películas de acción.

El caso más sangrante es el suicidio que se está haciendo con la obra de Alan Moore.

Por ejemplo con su cómic: From Hell. En este cómic el policía que investigaba los asesinatos de Jack el Destripador era un agente del orden ejemplar y honrado.

En la película Johnny Depp interpreta a un investigador que fuma hierba.

Si en la realidad en el año 1200 y pico que ocurre la historia sus compañeros de policía se enteraran que era drogadicto lo matarían.

Realmente los directores de cine deberían considerar lo que hacen al adaptar cómics a su medio porque dan una visión muy distorsionada de la obra de los grandes autores del medio ( en este caso Frank Miller y Alan Moore ) y les están haciendo un muy flaco favor.

Otro desastre que veo venir es la adaptación de Watchmen de Alan Moore.

¿ Como se va a adaptar un cómic tan elaborado y rico en matices ?
Para mostrar algunas cosas en el cómic de forma convincente Moore añade texto al final del cómic, el cómic tiene varios niveles de lectura...

En fin...

Siempre nos quedará París...

... Y leer los cómics originales de estes grandes autores.

 
8:16 PM, Blogger Yeray-Muad'Dib

Aunque nunca es bueno prejuzgar un producto cuando aún no se ha visto, realmente tiene pinta que la adaptación de Watchmen, tal y como comentas, será un fracaso. Es un cómic demasiado ligado al medio dibujado, y en el que entran en juego demasiadas sutilezas de encuadre de viñetas, planificación de páginas, encadenado de episodios... mucho de lo cual se perderá, inevitablemente, en la adaptación.
Me temo que puede verse reducido a una peli de acción en donde el Comediante y el Dr.Manhattan luchan contra un OVNI gigante y los Charlies de Vietnam. Espero equivocarme...

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home