Yeray-Muad'Dib Blog  

Un caótico depósito de reflexiones, recuerdos y paridas mentales.

Hecatombe ecológica. Y es sólo el principio. 30 de julio de 2007

En estos últimos días han ardido en la isla de Gran Canaria (Océano Atlántico, cerca del noroeste de África) más de 10.000 hectáreas de una biodiversidad única. Se han perdido para siempre pinos centeranios, paisajes de una belleza sobrecogedora, poblaciones enteras y miles de pequeños animales y aves, entre los que tal vez estaban los últimos ejemplares salvajes del Pinzón Azul. Es la mayor catástrofe natural de esta delicada isla.

No puede uno limitarse a culpar de esto al perturbado que inició el incendio con dos cerillas y olvidar el asunto: todos debemos hacer una profunda reflexión acerca de la aterradora fragilidad de todo lo que nos rodea. No podemos ignorar que estamos en pleno trauma ecológico global: tal vez las temperaturas extremas que tenemos estos días en Gran Canaria, atípicas incluso en verano, sean producto del cambio climático. Si es así, en cierta forma todo somos culpables por esto. Hoy se ha manifestado aquí, pero está ocurriendo en todos lados, y ya nadie puede negar la evidencia.

Que sirva este post de humilde memorándum de lo ocurrido estos oscuros días.

Etiquetas: , ,

¿Te gustó? ¡Compártelo!:        



4 Comentarios:

7:02 PM, Anonymous Anónimo

Veo las imágenes en las noticias y todavía no me creo que esto pueda estar pasando. Se me han saltado las lágrimas.
Yeray, tú conoces como yo los lugares por los que ha pasado el fuego. Por todos esos sitios hemos estado pateando por senderos en medio de zonas totalmente vírgenes. Hace cuatro años comenzamos unos pocos locos a aburrirnos de la Play y de las películas de la tele, y nos dedicamos a hacer senderismo por los barrancos y cumbres únicos de nuestra isla. Horas caminando con un sol infernal, recompensadas cuando llegabas a sitios mágicos y hermosos en los que solo se escuchaba a la Naturaleza murmurando.
¿Te acuerdas del pateo de Ayagaures?, cuando llegamos medio perdidos al pino de Pilancones, un hermoso ejemplar de pino canario centenario de 50 metros de altura que en estos momentos ya estará calcinado, siglos de historia y vida pasto de las llamas.
Tienes toda la razón en que todos somos culpables de esto. Te das cuenta solo cuando te toca de cerca y te llega el dolor al alma.
No sé, mis palabras pueden parecer cursis, pero como sabéis los colegas que me conocen y leen este post también, yo nací y me crié en el pueblo más alto de la isla, en medio de las cumbres y los barrancos, y amo la Naturaleza de mi tierra.
Pasarán decenas de años antes de ver algo parecido a lo que existía en estas laderas, más problema es actualmente porque no llueve como llovía antes, nuestro maravilloso cambio climático, y le costará más a la vegetación salir.
Días tristes en Gran Canaria.
Gracias por prestarme este huequito para mi desahogo personal, jeje.
Josito.

 
7:32 PM, Blogger Daniel

Y lo triste es que seguro que el capullo este estará muy pocos años en la cárcel, peor para él, porque mínimo tendrá a 5 mil afectados que harán lo posible para amargarle la vida.

Un castigo ejemplar sería trabajos forzados, mínimo 2 años plantando 5-10 pinos al día, no será lo mismo que antes, pero sería un principio de recuperación.

 
9:43 PM, Blogger FBY

Me ha emoionado tu comentario Josito y para nada tus palabras han sido cursis.

Plantar arboles no creo que sea un castigo ,yo lo haria, ayudar en la reforestacion , el cambio climatico esta en mano de todos, yo mas bien le dejaria en un desierto abandonado y sin agua.

 
8:40 PM, Anonymous Anónimo

la lluvia de mañana limpiará las manchas, pero algo en nustra mente permanecerá para siempre, que nada se consigue con la violencia, y nada se conseguirá nunca, por todos los nacidos en desgracia ,no fuera que olvídasemaos lo frágiles que somos, la lluvia seguirá cayendo, como lágrimas ,la lluvia seguirá diciendo ,lo frágiles que somos, estas palabras pertenecen a la canción de Sting fragile, creo que es muy apropiada para reflejar esta gran tragedia que ha pasado en nustra isla, ya no veremos ese bello color verde esperanza que decoraban esos lugares por lo que solíamos pasar, el verde se ha ido, solamente nos queda la esperanza.Víctor

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home