Yeray-Muad'Dib Blog  

Un caótico depósito de reflexiones, recuerdos y paridas mentales.

Comiendo pasta en Las Palmas, capítulo 1: La Dolce Vita 26 de agosto de 2007

Hacía un tiempo que no jugaba en este blog a eso de ser crítico gastronómico, y ya tocaba. Mis próximos comentarios van a centrarse en toda una familia de establecimientos: los ristorantes italianos, de los que tenemos en Las Palmas una pequeña pero notable muestra.

La Dolce Vita, en la calle Agustín Millares (barrio de Vegueta, muy cerca de la Catedral) lleva muchos años con sus puertas abiertas, pero sigue sin ser un gran conocido. Tal vez eso contribuye a su encanto, porque pocas veces se llena, y a menudo se goza de un ambiente íntimo y tranquilo, sin resultar desolador. La decoración contribuye a la atmósfera relajada y nostálgica del local: las paredes están cubiertas de carteles y fotografías del cine italiano, principalmente de los años 60 y 70, y la arquitectura recuerda a las villas de las regiones rurales del interior de Italia.

La carta es reducida, pero original y variada, y el servicio discreto y gentil. Las calidad de los platos finales es excepcional (aunque, todo hay que decirlo, a veces quedan algo escasos en intensidad) y las raciones tienen las cantidades justas, lo cual es bastante raro hoy en día. Los postres son, simplemente, espléndidos. Concretando un poco, los primeros platos a base de crepés son extraordinarios, casi todas las propuestas con pasta fresca están elaboradas con maestría y delicadeza, y la panacotta es memorable.

Tal vez resulte un poco caro para los estándares de Las Palmas, especialmente si uno pide demasiado alegremente (el vino de la casa, que está bastante bien, puede contribuir a moderar un poco la factura), pero lo cierto es que es una comida que rezuma cuidado y cariño, servida con eficacia en un ambiente encantador. Si a eso le unimos la belleza de las calles circundantes, uno no lamenta para nada haber gastado unos cuantos euros más por una experiencia culinaria excepcional. Y sobre todo si se va acompañado de alguien excepcional.

En una semana o dos: ristorante Mediterráneo

Etiquetas:

¿Te gustó? ¡Compártelo!:        



4 Comentarios:

4:46 AM, Blogger karasutengu

Bueno, mientras la decoracion sean carteles y fotografias, y no dibujos chungos del Pavarotti, todo va bien :D

 
11:17 PM, Anonymous Replicante

Mamma mía! Ristorante La Dolce Vita! Luigi! Dove vae!!!

Bueno, yo prefiero lo baratito, pues soy más de microondas. Pero si tú dices que es bueno, me fío de tí ;)

 
11:44 PM, Anonymous Anónimo

pues si, vale la pena dejarse caer por la dolce vita , tanto por la pasta , bien sabrosa, como por el ambiente, que resulta muy agradable. Sobretodo si te acompaña "alguien excepcional"...

 
1:53 PM, Blogger Paladar

Tendré que probarlo. Pero que conste que con La Coppola la subjetividad se apodera de mí y ha dejado el listón muy alto... :D :D

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home