Yeray-Muad'Dib Blog  

Un caótico depósito de reflexiones, recuerdos y paridas mentales.

Portal. Hay que jugar a esto 26 de diciembre de 2007

Hacía mucho tiempo que no encontraba un videojuego que realmente me enganchase como las viejas glorias de la época dorada de los PCs. Últimamente todos me parecían iguales: técnicamente cada vez más avanzados, pero simples puestas al día de otros juegos.

Hasta que ví Portal.

Se trata de la gran novedad de Orange Box, que a su vez es una recopilación de la compañía Valve que incluye en un mismo paquete Half Life 2, Team Fortress 2, HL2 Episode One, HL2 Episode Two y el mencionado Portal. También se puede pillar de forma individual a través del sistema de distribución de contenidos Steam. Y también se puede pillar usando ya-saben-qué-programa, ése que yo nunca uso porque es ilegal, inmoral y perverso.

Pero a lo que vamos: ¿Porqué este juego ha impresionado a un veterano jugón aburrido de tanto remake y estupidez hipertecnológica? Pues por varios motivos:

- Su originalidad. El concepto se basa en resolver diversos escenarios (en realidad, puzzles tridimensionales que recuerdan a cosas como Soko-ban o Contraption Zack) usando una herramienta que genera portales de teletransportación. Esto, unido a una precisamente afinada curva de dificultad, ofrece al jugador un desafío constante y cambiante.

- Su humor. El juego se desarrolla en una especie de laboratorio de alta tecnología (Aperture) en el que la voz en off de un ordenador (una especie de HAL9000) guía al jugador por las diversas pruebas. El caso es que los comentarios de la voz en off no tienen desperdicio, y destilan ironía y humor negro a montones.

- La duración. El juego se termina en un par de días, lo que supone un auténtico aire fresco frente a esas interminables aventuras que uno acaba abandonando por simple agotamiento.

- La atmósfera. Si vieron la soberbia peli "Cube", no hay mucho más que explicar: ése es más o menos el ambiente en el que se desarrolla el desafío.

Por todo esto no es de extrañar que Portal se haya convertido rápidamente en un clásico de culto. Y si lo consiguen, no se acobarden e intenten llegar al final, porque es algo digno de ver (y escuchar)

Etiquetas:

¿Te gustó? ¡Compártelo!: