Yeray-Muad'Dib Blog  

Un caótico depósito de reflexiones, recuerdos y paridas mentales.

El valle misterioso y la robótica antropomórfica 5 de mayo de 2008

El valle misterioso, referido a la robótica, es una hipótesis introducida en 1970 por Masahiro Mori. Resulta de especial interés para los diseñadores de robots, pero también permite conocer un poco más acerca de nuestra propia naturaleza. Veamos en qué consiste este concepto:

A medida que los robots han ido evolucionando (porque, aunque tal vez no tan rápido como predecían las películas de ciencia-ficción de los 60 y 70, lo que es innegable es que han evolucionado mucho), se ha investigado mucho sobre la respuesta emocional humana a estas máquinas. Puede ser dificil no ver como otra cosa que una máquina a uno de esos brazos articulados que montan coches, pero si nos encontramos con un robot que camina, habla, manipula objetos y reconoce nuetra cara, es bastante probablme que sintamos cierta simpatía por él, aunque sepamos que no es más que un producto tecnológico.

Esta respuesta emocional es lo que se llama familiaridad, y su estudio entra en los campos de la Psicología y la Inteligencia Artifical. Se suele pensar que mientras más rasgos humanoides se incorporen al robot, mayor familiaridad despertará y más fluida y agradable será la interacción del hombre con la máquina. Por este motivo se tiende a dotar a algunos robots que van a interactuar habitualmente con humanos (por ejemplo, los de servicio o los de exhibición) de elementos totalmente supérfluos desde el punto de vista funcional, como nariz o cejas.

Pero de repente surge el valle misterioso: un punto en el cual, a pesar de que el robot cada vez parece más humano, la familiaridad cae en picado, hasta alcanzar cotas de auténtico rechazo por parte del usuario. La interacción no vuelve a normalizarse hasta que se han incorporado aún más rasgos humanoides. Esto se puede ver más claramente en esta gráfica, sacada del artículo de la Wikipedia al respecto.

¿Porqué ocurre esto? Hay varias teorías al respecto. Se suele considerar que se alcanza el valle cuando el robot es percibido como un casi-humano, por lo que la sensación del usuario es la de interactuar con una persona muy extraña, con la consiguiente sensación asociada a lo desconocido o lo desconcertante. También puede ocurrir que percibamos al robot como una amenaza a nuestra humanidad, o incluso como una burla a nuestra propia condición humana, por parte de una máquina (en teoría inmortal y perfecta) que adopta nuestra apariencia. Cuando se le añaden al robot los rasgos humanoides suficientes, dejamos de percibirlo como robot, y es cuando salimos del valle para recuperar la familiaridad.

Es una hipótesis que sólo debería tener interés para constructores de robots, pero creo que todo lo que se relaciona con el enfrentamiento del hombre con su propia condición humana, en especial en el contexto del desarrollo tecnológico (y la manera en la que éste cambia nuestra naturaleza y la de nuestra sociedad) resulta fascinante.

Etiquetas: ,

¿Te gustó? ¡Compártelo!:        



4 Comentarios:

12:47 PM, Blogger Mistheart

Esto me suena mucho al concepto de 'el complejo de Frankenstein' de los libros de Asimov. En él se ve que la humanidad rechaza a los robots porque creen que pueden superarlos y reemplazarlos (aunque sabemos que es imposible por las 3 leyes de la robótica).

Seguramente sea que, aunque como Pigmalión ó Miguel Angel, anhelamos la perfección de una obra de forma que sea indistinguible a nosotros o incluso superior; y que a un tiempo tememos que sea mejor que nosotros.

También podría deberse a las reminiscencias psicológicas de siglos de religión. Se supone que Dios nos creó a partir de componenetes simples, pero siendo como él. ¿estaremos intentando no entrar en los terrenos de dios, pero pasando muy cerca de la frontera (ya sabes, saludando a los guardias y riendonos de nuestra imprudencia)? ¿Tendremos en la sesera la idea de que el 11 mandamiento sea 'no crearás algo más grande que su creador'?


Yo, personalmente creo que no hace falta ponerle cejas a un robót para sentirte 'familiar' con él, que son elementos que de forma puntual despiertan ciertas emociones.
A todo esto: www.lovingthemachine.com ; blog de robótica, especializada en robotes japoneses... y http://en.wikipedia.org/wiki/Tachikoma ; entre que aperezca la ia y la singularidad yo quiero uno de estos ^^

 
3:25 PM, Blogger Mónica

El autor ha eliminado esta entrada.

 
3:29 PM, Blogger Mónica

Yo desde que vi Terminator les tengo miedo

 
5:50 PM, Anonymous Daniel

Por experiencia con la mula robótica, un robot con pinta de robot es un robot y lo vemos como tal. Un robot con pinta de algo "humano" (una persona, perro, etc), aun sabiendo que es un robot, lo vemos como algo familiar, pero un robot con pinta de mitad mula, mitad robot, es un engendro!!!!! da miedo!!!!

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home