Yeray-Muad'Dib Blog  

Un caótico depósito de reflexiones, recuerdos y paridas mentales.

En una auténtica guerra no existen enemigos 19 de noviembre de 2008

"In a real war no one knew which side he was on, and there were no flags or commentators or winners. In a real war there were no enemies."

"En una auténtica guerra nadie sabía en qué lado estaba, y no habían banderas o comentaristas o ganadores. En una auténtica guerra no habían enemigos."

Esto es de El Imperio del Sol. La novela (adaptada por Spielberg en la que, digan lo que digan, es una de sus mejores películas) es una autobiografía de J.G.Ballard, que vió en primera persona la Segunda Guerra Mundial, cuando era niño y vivía en Shanghai. En esta cita se contraponen las guerras dramatizadas en noticieros y películas con la brutal realidad de un conflicto.

Ballard es también el autor de Crash (la que adaptó Cronemberg en el 96), y uno de los autores más estremecedores que ha parido la Ciencia Ficción. Leer su Exhibición de Atrocidades y algunos de sus relatos cortos es toda una experiencia fundamental y epifánica.

Lo que yo no imaginaba era la impresionante solvencia con la que este hombre se desenvuelve en un terreno tan resbaladizo como la autobiografía, y encima mezclada con la crónica histórica y bélica. Acojonante.

Etiquetas: , ,

¿Te gustó? ¡Compártelo!:        



3 Comentarios:

9:23 PM, Blogger Mistheart

Esa frase también me ha parecido escucharsela al capitan Noah Bright de la (ya antiquisima) serie Japonesa Mobile Suit Gundam (la serie antigua, la primera digo, vamos).
Brutal y veridico.

Por cierto, errata en el título :P

 
9:30 PM, Blogger Yeray-Muad'Dib

Vaya, eso sí que es flipante: que la misma cita (ya sea por casualidad o por homenaje) aparezca en una serie japonesa y en un libro en el que los japoneses son... ejem... "los malos", para abreviar. Da para reflexionar.

Gracias por lo de la errata. Quedaba fea en un título tan solemne.

 
1:21 PM, Anonymous Daniel

Una frase que viene al caso:

-Nobby, tú siempre estabas en el bando ganador, más que nada porque te quedabas escondido a un lado esperando a ver quién ganaba y entonces le afanabas el uniforme bueno a algún pobre fiambre. Yo oí una vez que los generales no le quitaban el ojo a lo que tú llevabas, para saber cómo estaba yendo la batalla.

Sargento Colon al cabo Nobby. ¡Voto a Bríos! De Terry Pratchett.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home