Yeray-Muad'Dib Blog  

Un caótico depósito de reflexiones, recuerdos y paridas mentales.

También conocida como Super Disco Killer 13 de abril de 2009

De vez en cuando, ante tanta superproducción técnicamente brillante con guiones pulidos y revisados por la audiencia, una película tan fresca como You Cant't Stop the Murders, de Anthony Mir, se agradece mucho.

Se trata, básicamente, de una comedia negra con tintes surrealistas y estrafalarios, que se desarrolla en un pueblito en lo más profundo de Australia. Los tres protagonistas son también los guionistas, y de hecho la peli destila ese olorcillo a película de colegas ("oye, ¿y si hacemos una peli sobre tal cosa? - ¡sí si, sería la leche!") y esa desinhibición del cine realmente independiente.

El planteamiento no es nada nuevo: unos asesinatos en serie turban la tranquila vida de un pequeño pueblo, y ante la falta de resultado de los policías locales, llega desde la metrópoli un famoso detective para atrapar al cupable, y de paso revolucionar aun más la vida local. De hecho, la película es casi una parodia de todas esas películas de asesinatos tipo Copycat o Seven, a la que se incorporan personajes extraños, situaciones estúpidas y unas impecables escenas de baile folk en línea.

En definitiva: conociendo el tipo de propuesta de la que se trata y teniendo un cierto grado de tolerancia, la película es una magnífica propuesta de cine alternativo de coña. Y por cierto, aquí en España fue extrañamente rebautizada como Super Disco Killer (?).

Etiquetas:

¿Te gustó? ¡Compártelo!:        



1 Comentarios:

9:54 AM, Blogger ada

una peli un poco rayada" , pero muy divertida
muy importante: saber quiénes son los village people"
ya veréis por qué

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home