Yeray-Muad'Dib Blog  

Un caótico depósito de reflexiones, recuerdos y paridas mentales.

Atrás en el tiempo 21 de diciembre de 2009

Ya he dicho aquí un par de veces que hay una gigantesca crisis creativa en el panorama de los videojuegos desde finales de los 90, cuando los principales géneros ya estaban plenamente definidos y el mercado tendió inexorablemente hacia el espectáculo, en lugar de seguir desarrollando conceptos nuevos.

Afortunadamente, con precisión suiza, una vez al año (y casi siempre coincidiendo con la navidad) suelo encontrar una feliz excepción a esta regla. Una idea original, creativa y emocionante, y plasmada en videojuego con excelecia técnica. Hace dos años fue Portal, el año pasado fue World of Goo y este año es Braid.

Este videojuego es un proyecto casi personal de Jonathan Blow, que contó con la inmensa labor plástica del artista David Hellman en lo referente al aspecto y la atmósfera de la versión final. En un primer acercamiento, Braid parece un plataformas clásico con claras referencias a Super Mario, pero pronto evoluciona hacia un complejo de puzzles extraño y fascinante, en el que el jugador controla (y distorsiona) el flujo del tiempo para resolver intrincados problemas de perspicacia e intuición.

Es precioso, divertido, desafiante y extrañamente inquietante. Ha sido considerado una obra maestra, y es una de esas cosas que devuelven la fe en la industria.

Etiquetas:

¿Te gustó? ¡Compártelo!: